Deneb
DENEB. Serie Blocks (Stars). 2019

Técnica Mixta. Acrílico sobre bloques de Madera.

60x 60x 5cms.

Soporte. Tabla con Bastidor

Peso.5kg

600€

Deneb es el nombre propio de la estrella Alfa Cygni la más brillante de la constelación de Cygnus («El Cisne») y una de las más brillantes del cielo nocturno. Junto con Vega (α Lyrae) y Altair (α Aquilae) forman el asterismo del «triángulo de verano» para los observadores del hemisferio norte.
El nombre de Deneb deriva del árabe dhaneb, «cola», entendida como «la cola del ave» (dhanab ad-dajājah), en clara alusión a su posición dentro de la alineación de estrellas que conforman la figura del Cisne.


Las nebulosas son los objetos más sagrados del Cosmos. En ellas el gas difuso que existe disperso dentro de las galaxias se condensa y enciende nuevos soles. En efecto, las nebulosas son los lugares donde nacen las estrellas y donde éstas viven su infancia. El Sol y su séquito de planetas, satélites, cometas, planetas enanos y asteroides nació de una nebulosa hace unos 4650 millones de años. Algunas nebulosas tienen, además, un encanto particular. Sus formas caprichosas, con jirones de gas y polvo cósmico salpicados aquí y allá, formando a veces filamentos, otras veces oquedades, quizá alguna nube densa, junto con el peculiar colorido que muestran, aparentemente sacado de la paleta de un pintor abstracto.


Esta serie es un estudio de la correlación del color que observamos de las imágenes obtenidas de los grandes telescopios ópticos respecto del material del que están compuestas, de tal modo que esto nos sirve para establecer las características básicas de una estrella o una galaxia. Las estrellas jóvenes y calientes brillan mucho en colores azules, mientras que las estrellas viejas y frías tienen colores rojos. Galaxias que destacan en colores azules (como las galaxias de tipo espiral) tendrán gran proporción de estrellas jóvenes, mientras que las galaxias amarillentas (como las galaxias de tipo elíptico) estarán constituidas sobre todo por estrellas viejas. Las estrellas emiten luz en todos los colores del arco iris. Pero en las nebulosas la luz se emite en unos colores muy concretos que vienen dados por los elementos químicos (hidrógeno, helio, oxígeno, nitrógeno, azufre. Etc.) que existan dentro de ella, todo determinado por las leyes de la Física Cuántica.